5 Consejos Para Que te Inicies en el Hábitos de la Alimentación Saludable

 


No es fácil comer sano. Pero te damos 5 consejos para comer sano y equilibrado sin hacer un gran esfuerzo. ¿Eres lo suficientemente valiente como para cambiar tus hábitos alimenticios?

 

No es fácil comer sano, sobre todo cuando se vive en una sociedad en la que es más barato, por no decir otra cosa, comerse un donut que una manzana.

 

Si a esto le añadimos los mensajes contradictorios que recibes cada día (unos dicen que es sano, otros que no, alimentos que antes eran nutritivos ahora son insanos), tiene mucho sentido que no sepas qué comer.

 

Sea como sea, es cierto que con pequeños cambios semanales en tu dieta puedes asegurarte de comer sano sin tener que hacer un gran esfuerzo.

 

Recuerda que en Yo Elijo Cuidarme ofrecemos un servicio de nutrición online totalmente gratuito. No dudes en probarlo, ¡siempre es gratis!

 

Así que si quieres empezar a cuidarte y comer sano cada día, pero no sabes cómo hacerlo, aquí tienes 5 consejos que te sacarán de dudas y te ayudarán a conseguirlo.

 

5 sencillos consejos para comer sano cada día

Empieza el día con un desayuno saludable



 

El problema no es el café con leche, sino el azúcar y la sacarina que se añaden. ¿Sabías que el azúcar acelera el envejecimiento?

 

Si quieres saber más sobre el azúcar, hace un tiempo en otro artículo te conté todo lo que no sabíamos sobre el azúcar.

 

¿La solución?

¡Tira todo! Enseña a tus papilas gustativas a qué saben el café y la leche, y no ese horrible dulzor innecesario que te dan todas las mañanas. Al principio te parecerá extraño, pero después de unos días, una vez que tus papilas gustativas se acostumbren, te encantará el sabor de tu nuevo desayuno.

 

Hay diferentes edulcorantes que son una buena alternativa al azúcar.

Si eres adicto al azúcar, en otro artículo te explicaré con detalle cómo puedes dejar de comer dulces y azúcar.

 

Come una pieza de fruta en lugar de zumo (te aporta más fibra y sensación de saciedad).

 

Elige pan integral (el primer ingrediente es el pan integral ......) o pan vasa con algo de queso, atún, salmón ahumado, mantequilla de cacahuete 100%, guacamole o simplemente tomate y aceite en lugar de los típicos embutidos poco saludables o productos cárnicos procesados.

 

Con sólo estos pequeños cambios, tendrás una receta diferente, sana y fácil para empezar el día.

 

Basar la dieta en la fruta y la verdura

Aunque muchas pirámides alimentarias dicen que los hidratos de carbono y los cereales integrales son el primer paso para una alimentación saludable, la realidad es diferente.

 



La base de tu dieta debe ser la fruta, la verdura y las hortalizas, que aportan tanta fibra y energía como muchos cereales integrales y contienen muchas vitaminas.

 

Por otro lado, ¡también está perfectamente bien no probar las verduras verdes! Puedes hacerla tuya. No se trata de pasar de 0 a 100 de la noche a la mañana, sino de establecer pequeños objetivos que puedas alcanzar.

 

Una vez que las hayas alcanzado, puedes aumentarlas gradualmente hasta llegar a 3 raciones de fruta y 2 de verdura al día.

 

Elegir Grasas Buenas

  • Elige aceite de oliva para cocinar y mojar y alimentos con grasas saludables.
  • ¿Qué alimentos son ricos en grasas saludables? Frutos secos, aguacates y pescado.
  • Por otro lado, evite las grasas vegetales refinadas (de palma, girasol, maíz, etc.), que se encuentran en la mayoría de los alimentos procesados.
  • Si quieres saber más sobre esto, mi colega Marianne explicó todo lo que necesitas saber sobre las grasas en un artículo hace algún tiempo.

 


En resumen, el punto 3 significa: ¡comer alimentos naturales y no procesados, sin envases ni etiquetas, más alimentos frescos del mercado y menos alimentos procesados del supermercado!

 

Dejar De Comer Carne

Lo ideal es comer más pescado que carne y preferir los pescados blancos locales y los pescados azules pequeños, ya que contienen menos metales pesados que los pescados grandes.

 

¿Qué pasa si quieres un trozo de carne?

Si comes carne, intenta comer carne y aves de corral criadas en pastos y evita a toda costa los productos cárnicos procesados (hamburguesas, salchichas, etc.).

 

Por último, intenta empezar a comer legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, soja, etc.) dos veces por semana como fuente de proteínas. Con el tiempo, idealmente 4 veces a la semana, es decir, ¡pulsos, pulsos y más pulsos!

 

Como Beber: Agua

Así es: bebe más agua.

No hay bebida más saludable que el agua, porque por mucho que lo intentemos, las bebidas con gas están llenas de azúcar, y sus versiones dietéticas están llenas de edulcorantes (que se comportan como el azúcar en el cuerpo).


 


Tampoco hay excusa para tomar una copa de vino o cerveza a diario. El alcohol moderado sigue siendo alcohol y se ha relacionado con el desarrollo de varios tipos de cáncer.

 

A todos nos afecta, pero por mucho resveratrol y antioxidantes que haya en el vino, no pueden compensar el contenido de alcohol.

¿Y qué bebo? Como he dicho, agua.

¿Y cuando salgo? Bueno, ¡vino espumoso!

¿Y el vino y la cerveza? Muy raramente y no todos los días.

  

Publicar un comentario

0 Comentarios